Acerca de ETRA

SOBRE NUESTRO DIRECTOR

Jorge Gama

Director de ETRA GALERÍA

En una continua reinvención de sí mismo, ahora este empresario y conferencista explora una nueva faceta como promotor de arte. En noviembre 2020, en plena pandemia, abre las puertas de Etra Galería, brindando una bocanada de aire fresco al mundo del arte en San Pedro.

Etra ha presentado obras de experimentados artistas, que nunca habían expuesto en el Estado, y algunos, en el país. Artistas locales, nacionales y extranjeros forman parte del portafolio de Etra, y en tan solo año y medio, los coleccionistas de arte han posicionado a esta galería entre sus preferidas.

Con apoyo de sus diversas experiencias profesionales anteriores, Jorge no sólo busca ser un comerciante de arte, sino promover el amor al arte tanto en la galería, como en espacios públicos, generando los vínculos necesarios para que esto suceda.

Al día de hoy, ya se ha concretado una exposición monumental, que muy pronto se dará a conocer públicamente.

*(Leer entrevista, enlace externo)

“Si no te puedes dar el lujo de ser coleccionista de arte, no deberías privarte del regalo de ser coleccionista de experiencias sublimes”, es una máxima de Jorge Gama que expresa en esta entrevista que concede al Semanario Conciencia Pública.

Jorge es el creador de la Galería ETRA y antes fue coleccionista de arte, confiesa que se convirtió en galerista por esa sensibilidad innata que lo distingue y la intuición que lo llevó a tener buenas decisiones a la hora seleccionar y adquirir las obras que fueron formando su colección.

Jorge se define como un hombre apasionado y la vida lo ha llevado a apropiarse del concepto de “reinvención”.

“Me dejo fluir por una intuición expandida a sentir y me atraen como imán la belleza inherente en los trazos y la armonía de composiciones”, asienta.

Dice que la excelente respuesta que han tenido en ETRA de parte de los amantes del arte, es el mejor indicador de que van por buen camino. “Creo que mi gran reto como Galería, es seguir sorprendiendo continuamente a los coleccionistas”.

AQUÍ LA ENTREVISTA

¿Quién es Jorge Gama?

Soy alguien muy apasionado. La vida me ha llevado a apropiarme del concepto de “reinvención”.
A lo largo de 34 años como empresario, he tenido desde una empresa de fundición de aluminio, hasta una magna empresa con presencia en muchos estados de la República Mexicana dedicada a la fabricación de fajas, años que disfruté muchísimo, y que, derivado de la dedicación que requiere el sostener empresas exitosas, paralelo a las altas y bajas que naturalmente suceden, comencé a realizar un bello proceso de introspección, para ahora comenzar a alimentar mi alma.
Despertó en mí la inquietud de tener un programa de radio y televisión para invitar a la gente justo a alimentar su alma y despertar de la conciencia.
Me volví conferencista inspiracional, escribí dos libros sobre conciencia emocional, llevé mi mensaje a cuantas personas pude.

¿Cómo iniciaste en el mundo del arte?

Siempre he tenido una sensibilidad innata, no necesariamente por estudios en arte, por supuesto que estoy documentado, más bien me guío mucho por mi intuición.
Durante mi vida de empresario pude ser coleccionista de arte y notaba como las personas que lo veían resaltaban que hacía una buena elección.

¿Qué significa ser galerista?

No creo que exista una definición exacta de lo que es “ser” galerista, cada uno tiene su sello, en el caso mío, la sensibilidad que menciono en la respuesta anterior, aunada a mi capacidad de comercializar, son la combinación que para mí, me han hecho galerista.
Me dejo fluir por una intuición expandida a sentir y me atraen como imán la belleza inherente en los trazos y la armonía de composiciones.

¿Cuáles son los retos de una Galería?

Los retos siempre han sido mi modus vivendi, así que aprendí a no percibir obstáculos sino oportunidades.
La excelente respuesta que hemos tenido en ETRA de parte de los amantes del arte, es mi mejor indicador de que vamos por buen camino. Creo que mi gran reto como Galería, es seguir sorprendiendo continuamente a los coleccionistas.

¿Cuáles son las satisfacciones de una galería?

Sentir la emoción de la gente que nos visita y cómo se permite abrazar por el arte que la rodea. Escuchar frases como “generalmente llego a una galería y me gusta una o dos obras, pero aquí todo es tan hermoso”.
El poder llamarle a un artista y celebrar con ella/el que una de sus obras se acaba de vender, y ver a nuestros clientes felices.

PROGRAMADAS CUATRO EXPOSICIONES

¿Cuál es el programa de la galería?

Durante año y medio hemos mantenido el latido de una exposición individual mensual. Ha sido una labor titánica que empezó a planearse un año antes de inaugurarse la galería.
Para estos meses, de agosto a diciembre de 2022 tenemos programados cuatro artistas mexicanos y una artista de Noruega:

  • Agosto: Eden Mir.
  • Septiembre: Israel Zepeda.
  • Octubre: Raúl Campos.
  • Noviembre: Anne britt Kristiansen.
  • Diciembre: Nino Magaña.

¿Cuál es la diferencia entre representar y colaborar con un artista?

Para mí una “representación” se quedaría muy corto para la interacción que se requiere entre artista/ galerista. Es bellísimo trabajar con artistas que están receptivos a la retroalimentación, en donde nosotros como galeristas nos convertimos en los portavoces de los visitantes y clientes de la galería.

¿Cómo seleccionan a los artistas en la Galería?

Lo definiría como sincronicidad. En el primer artista que pensé para inaugurar la primera exposición en la galería en noviembre de 2020, fue uno cuyo trabajo conocí hace 12 años que compré su obra.
Lo busqué, le compartí el proyecto que íbamos a iniciar y el deseo de que fuera el artista inaugural. Él es Nino Magaña, desde un principio se volvió el favorito de los visitantes y clientes de la galería. Ha tenido tres exposiciones individuales con gran éxito.

Así como esta experiencia, cada artista que se ha ido anexando al portafolio de ETRA tiene una historia llena de causalidades y resonancias.

¿Por qué algunos artistas logran éxito y otros no?

Yo creo que no es solo en los artistas, sino en cualquier ser humano, independientemente a lo que se dedique, su éxito viene con la pasión, la perseverancia y el estar dispuesto a echarse un clavado a lo más profundo de su ser para poder sacar a la luz ese genio que todos llevamos dentro.

¿Qué tan importante es la temática de un artista en el mercado?

En ocasiones los artistas tienen temáticas muy crudas y violentas. Creo que el gran reto para estos artistas, es sublimar eso que quieren transmitir para no asustar a los espectadores, porque una confrontación directa genera mucha resistencia y se traduce en arte difícil de vender. A menos de que sean coleccionistas de «hueso colorado», el comprador promedio de arte quiere rodearse de belleza, de obras que le inspiren paz, alegría, amor. He sabido de muchos casos de coleccionistas que han tenido que vender obra de artistas consagrados, por la densidad de su temática. No es fácil convivir con obras así.

¿Los artistas hacen obras o las obras hacen artistas?

Eso sería una pregunta para los artistas, pero de lo que yo les he escuchado, sé da la constante iniciativa del artista, pero conforme se va involucrando con la obra, ésta empieza a tomar su propio curso y he aquí la importancia de la sensibilidad y humildad del creador para dejarse llevar por eso que surge más allá de su psique, eso que viene de sus entrañas.

¿Por qué compra arte la gente?

No importa si la iniciativa es por inversión o por embellecer un espacio, siempre hay algo más profundo que nos conecta a una obra y que detona el impulso de compra. A los artistas siempre les escucho esta frase “La obra escoge a su nuevo dueño”.

¿Quiénes son los llamados “Coleccionistas de arte”?

Esta pregunta me recuerda algo que siempre le digo a la gente que se resiste a ir a una galería porque no puede o no quiere desembolsar dinero en arte: “Regálate unos minutos para ir a vivir la experiencia, las experiencias no cuestan y nos nutren el alma”. Si no te puedes dar el lujo de ser coleccionista de arte, no deberías privarte del regalo de ser coleccionista de experiencias sublimes.

EL ARTE ES UNA INVERSIÓN

¿El arte es una inversión? ¿por qué?

Claro que el arte es una inversión, pero no solo económica, es una inversión para el alma. Por eso siempre les digo a los que se limitan a disfrutar el arte por redes sociales: «Si no nos damos el permiso de estar de frente a una obra de arte, nos perdemos la interacción vibracional que ésta nos ofrece».

Nunca se vibrará igual a una persona por foto que en convivencia directa con ella ¿o sí?

¿Cómo logra plusvalía un artista?

Se podrían hablar de muchas estrategias comerciales que se utilizan para darle valor a un artista, pero los que perduran, los que trascienden, mas allá de su poco o mucho valor comercial, son los que logran ser auténticos.
La gente siempre conectará con la autenticidad de una persona y esto aplica aún más con los artistas.

¿Qué opinas de las casas de subastas?

Es una excelente plataforma para evaluar la conexión que tiene o no un artista con los coleccionistas.

¿Qué opinas de las ferias de arte?

Excelente plataforma para poder ver reunidos una diversidad enorme de talentos.

¿Qué opinas de las alianzas entre galerías?

Estamos precisamente en la exploración de esta nueva experiencia para ETRA y definitivamente muy enriquecedora, porque siempre hay algo que aprender de la experiencia de los demás.

¿Cómo destacar en un mercado globalizado?

Como galería, nuestro éxito son los artistas, y claro, sus obras.
Para destacar globalmente debemos exponer artistas de talla global.
En ETRA hemos tenido experiencias maravillosas en ese aspecto, entre otras, la mundialmente famosa revista de arte HI-FRUCTOSE nos sigue en redes sociales, además de que mencionaron la exposición en nuestra sede de Miguel Escobar en una se sus versiones impresas.

¿Cuál es la visión a lograr de ETRA?

ETRA es la palabra arte vista en el reflejo de un espejo. He constatado después de muchos años de introspección que todo lo que percibimos y cómo, es un reflejo de nuestro interior; el arte es una poderosa terapia para explorarlo, siempre y cuando nos dejemos sentir. La visión de ETRA es mantenernos en esta resonancia con la belleza, la armonía, la pasión y la conexión.

(Leer entrevista, enlace externo)

Reconocido en nuestra ciudad como uno de los más importantes coleccionistas y galeristas, Jorge Gama nos platicó todo sobre su trayectoria y el espacio donde muestra importantes piezas, Etra Galería.

Platícanos, ¿desde cuándo y cómo surgió tu pasión por el arte?

Desde muy pequeño, mi madre nos fomentó a mis hermanas y a mí el gusto por las artes, yendo a museos, ópera, ballet, etcétera. Por esa semilla sembrada, decidí tomar clases de pintura y se me facilitó el dibujo, así como la técnica del pastel; el óleo ya se me complicó. Como empresario, tuve la fortuna y el gusto de coleccionar arte, por eso, cuando decidimos establecer la galería, fue fluyendo muy fácilmente. Tenía a mi alrededor personas muy sensibles al arte y me di cuenta que yo tenía también ese gusto.

¿Cómo te decidiste a crear Etra Galería?

Mi madre es muy visionaria, una mujer emprendedora desde muy joven, que ha sido una gran maestra de vida porque ha roto muchos paradigmas de su generación. Un día, nos dice a mis hermanas y a mí: ¿Por qué no ponemos una galería? Y esa idea empezó a florecer de una manera muy orgánica. Entonces, mi madre ha sido mi mejor asesora en vocación profesional, porque en ninguna de mis empresas me había sentido tan realizado.

¿Qué significado tiene el nombre de Etra?

Etra es reflejo de la palabra ‘arte’, pero va más allá de una palabra que se forma de leer la palabra arte al revés. Simboliza la magia que sucede cuando nos encontramos frente a una obra: ‘Lo que percibimos es reflejo de nuestra esencia’.  Con esta reflexión, se llegó al nombre de Etra, pero un dato curioso es que se me ocurrió buscar en Google si esta palabra tenía algún significado y encontré que en griego significa ‘cielo luminoso’, lo cual para mí fue uno de esos mensajes que nos envía la vida, cuando estamos receptivos, y nos confirma que vamos por el camino correcto.

¿Cómo fue ese proceso de selección de las obras que querías exhibir en tu galería?

Todo ha sido muy intuitivo, pero tenía muy claro que quería ofrecer una bocanada de aire fresco, con artistas que no se conocieran en esta zona y ¿cuál fue mi sorpresa?, que al abrir horizontes he descubierto infinidad de artistas comprometidos, tanto nacionales como extranjeros, y que nunca habían expuesto en Nuevo León, siendo que tienen trayectorias de 20 y 30 años de oficio. No podía creerlo, para mí fue como descubrir un tesoro.

“El poder vivir del arte no es solo cuestión de pasión, sino también de persistencia e introspección”.

¿Qué es lo que más te gusta mostrarles a las personas dentro de tu recinto?

La manera en que está diseñada la galería, ya que permite que cuando entren, las reciban todas las obras, no hay secciones, es un espacio abierto. Te podría decir que ha sido para mí el gran regalo, fungir como canal para brindar estas poderosas experiencias y nutrir almas. Me gusta leer el lenguaje corporal de las personas al llegar a la galería y que se rindan al abrazo de las obras de arte que les rodean.

¿Cuál es la exposición que actualmente se encuentra en Etra y cómo eliges cuáles se presentarán?

La exposición actual es Objetos Imposibles, de Edén Mir. Y desde que inició la galería, en noviembre de 2020, iniciamos con Un Latido Latente, una nueva exposición cada mes. Para esto, se empezó a trabajar desde un año antes porque no es un reto fácil lograr el compromiso de artistas a que se preparen todo un año para hacer una exposición individual.  Hoy por hoy, ya tenemos cubierto el calendario 2022 y estamos casi por cerrar el calendario 2023. Ha sido una respuesta formidable de los artistas para unirse al proyecto, porque la conexión va más allá de una relación comercial, es una conexión de almas. La selección es difícil de comprender porque más allá de un proceso cognitivo, es un proceso intuitivo.

¿Cuáles son las próximas exposiciones que estarás recibiendo en tu recinto?

De septiembre a diciembre, mensualmente tendremos a Israel Zepeda, de Guadalajara, Raúl Campos, de Querétaro, Anne Britt Kristiansen, de Noruega, y Nino Magaña, de Guadalajara.

¿Por qué es importante visitar una galería de arte?

No se requiere ser coleccionista para permitirse disfrutar la experiencia de interactuar con el arte. Es una manera muy sutil de dialogar con nuestro ser interior, ya que no nos sentimos juzgados, es una de las grandes razones por la que charlamos superficialmente con los demás. Son muy pocas personas con las que realmente abrimos el alma. Los artistas, a través de su arte, nos invitan a tener un diálogo interior en donde nadie amenazará nuestra vulnerabilidad, así que una visita a un museo o a una galería será una terapia sutil que nutre el alma.

Ya para finalizar, ¿qué experiencia te deja el ser un galerista?

Una gran satisfacción. Han sido ya más de 35 años de vida profesional y el ser galerista es la culminación de una evolución, no solo profesional, sino emocional y espiritual. Es mi gran realización, por lo que estoy muy agradecido con la vida, porque la realización interior es un regalo que pocos nos sentimos merecedores de sentirla, siendo que todos tenemos el potencial para alcanzarla.