MIGUEL MILLÓ

LIENZOS LATENTES

NO SÉ COMO PARAR EL TIEMPO PARA QUE NO TE FUNDAS
Medida: 112 x 168 cm

ESTÁ BIEN NO ESTAR BIEN
Medida: 112 x 168 cm

NOVA
Medida: 112 x 168 cm

SIN GRAVEDAD
Medida: 112 x 168 cm

SI VIERA TU VALOR
Medida: 112 x 168 cm

FLORECIENDO
Medida: 112 x 168 cm

SEPIA
Medida: 112 x 168 cm

MAHAL
Medida: 112 x 168 cm

MI VIDA PARA MI
Medida: 112 x 118 cm

PRIMER TIEMPO
Medida: 112 x 118 cm

UKE MOCHI
Medida: 112 x 118 cm

ESPUMA DE CORAL
Medida: 112 x 118 cm

SÓLO QUEDA TU VERDAD
Medida: 100 x 150 cm

PERO VIVA
Medida: 100 x 150 cm

RADIANTE
Medida: 120 x 80 cm

INFINITO
Medida: 162 x 112 cm

CORAZÓN DEL MAR
Medida: 162 x 112 cm

MAÍZ
Medida: 162 x 112 cm

PANGEA
Medida: 162 x 112 cm

AGAVE
Medida: 162 x 112 cm

CÚBREME
Medida: 162 x 112 cm

ES AGUA ES FUEGO II
Medida: 162 x 112 cm

COMPÁRTEME TU ESPÍRITU VENCEDOR
Medida: 162 x 112 cm

NAMASTÉ
Medida: 162 x 112 cm

Milló construye composiciones complejas en las que la pintura, la escultura y los juegos de luces y sombras se amalgaman para crear atmósferas sutiles y poéticas. En sus imágenes el ser humano es metáfora de la tierra fértil donde brota la vida; una vida desbordante, plena palpitante…


Se puede decir que los cuerpos desnudos son lienzos en blanco que el artista interviene con barro y pigmentos, para después recubrirlos con composiciones simples o complejas de plantas, tierra, raíces, hojas, flores y frutos. Esto da vida a su obra final, mediante el manejo magistral de fuentes luminosas y sombras que dan volumen y movimiento a la creación captada a través de su ojo mágico al detener el tiempo en un instante único e irrepetible.


“Las plantas y el cuerpo me hablan” señala Milló “Y yo me dejo llevar; y son las emociones las que expresan la última palabra”. En su incesante búsqueda de técnicas y procesos creativos, Milló incursiona en la elaboración de mosaicos. Una técnica milenaria que Milló pone al día con su imagen atrevida y exuberante, realizada con una minuciosidad sorprendente.